CONTROL DE LA PLANIFICACIÓN DE MI BOX. Parte 3

03
Dic 2020
  • CONTROL DE LA PLANIFICACIÓN DE MI BOX. Parte 3 1/4
  • CONTROL DE LA PLANIFICACIÓN DE MI BOX. Parte 3 2/4
  • CONTROL DE LA PLANIFICACIÓN DE MI BOX. Parte 3 3/4
  • CONTROL DE LA PLANIFICACIÓN DE MI BOX. Parte 3 4/4

En este tercer y último artículo sobre la planificación del entrenamiento funcional de alta intensidad para una población no competitiva, vamos a tratar sobre dos aspectos fundamentales a la hora de evaluar si lo que realmente estamos haciendo es eficaz y tiene sentido; el control de las lesiones y la medición de la progresión de la forma física del modo más objetivo posible.

Control de las lesiones

Las lesiones son algo tan inherente a la práctica deportiva como las agujetas o el propio cansancio pero, debemos controlar que las lesiones se produzcan en el menor porcentaje posible, y aún produciéndose se mantengan en unos porcentajes lógicos para este tipo de práctica deportiva y en relación a otras prácticas. No vamos a entrar en detalle sobre porcentajes, causas o zonas donde se producen la mayor incidencia de lesiones en el entrenamiento funcional de alta intensidad ya que eso daría para otro artículo por sí solo, vamos a determinar que herramienta nos va a servir para conocer las lesiones que se producen en nuestro box, y así poder cuantificarlas en un periodo de tiempo determinado.

Lo primero que debemos tener en cuenta es qué es una lesión y que no, Giordano & Weisenthal (2016) nos aportan una definición de lesión muy completa:  una lesión es un dolor musculo-esquelético, sensación o traumatismo ocasionado por la práctica deportiva y que tiene como consecuencia: o el total abandono de la práctica deportiva; una modificación en la rutina de entrenamiento, ejercicios o intensidad; o la visita a un profesional de la salud para diagnosticar y tratar el problema.

En el momento que tengamos claro lo que es una lesión y lo que no, será fundamental determinar la causa; exacerbación de una lesión previa, realización incorrecta de un movimiento, accidente, esfuerzo repetidos, carga demasiado elevada o fatiga, son las principales causas que señalan los autores.

Una vez determinada la causa deberemos añadir a esta información el ejercicio donde se produce y la zona del cuerpo afectada por la lesión.

Una vez que tengamos recopilada esta información podremos hacernos una idea de las lesiones que se producen en nuestro box, con sus causas, las zonas afectadas y los ejercicios donde se producen para poder determinar si nuestra planificación está cumpliendo su objetivo o si por el contrario tenemos unos ratios de lesión superiores a lo que nos indican los estándares deportivos.

Medición de la progresión de la forma física

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de la medición de la forma física en atletas recreativos es que son precisamente eso, son personas que buscan encontrarse más saludables y mejorar su forma física de una forma amena y divertida, no son atletas competitivos a los que podamos estar haciendo test varios días, sino que tenemos que intentar cuantificar su forma física trastocando lo menos posible su día a día de entrenamiento.

Nosotros proponemos dos aspectos a cuantificar, basándonos  y adaptando los utilizados en algunos de los estudios ya realizados:

  • CrossFit total: medición de las RM en los principales ejercicios de fuerza; sentadilla trasera, peso muerto y press de hombro y utilización del valor absoluto que nos aporta la suma de las 3 como referencia.
  • Benchmark: son los entrenamiento de referencia que utiliza CrossFit, lo ideal es utilizar 5 lo más variados posibles y realizados siempre en las mimas condiciones.

Estos datos de forma aislada no sirven para nada, debemos situarlos y analizarlos en un contexto para que tengan sentido, esto se puede hacer de dos formas; podemos realizar estas recogidas de datos a un mismo atleta a intervalos de tiempo regular, por ejemplo cada 3 o 6 meses y determinar la progresión o en ese tiempo o, comparar los datos recogidos de una medición con los records a nivel mundial, y así determinar en qué relación se sitúa ese atleta con las referencias mundiales.

*Todos estos protocolos han sido diseñados tras la revisión bibliográfica de la literatura científica existente, si alguien tiene especial interés por conocer más en detalle que artículos han sido utilizados puede ponerse en contacto con el autor a través de las sus redes sociales.